¿Siete o una?

 


  —No es cierto que tengan siete vidas, así que trátalo bien —le dijo su madre, entregándole una caja de plástico con su nueva mascota.

  —¿Cómo sabes que no las tienen? —preguntó el niño.

  —Porque ningún ser vivo las tiene —respondió la madre.

  —Entonces, ¿por qué todo el mundo dice que los gatos tienen siete vidas? —insistió el niño.

  —Porque a veces la gente habla sin saber, hijo. No les hagas caso.

  El niño miró al gato dormido a través de la rejilla.

  Decidió comprobar cuál de las dos teorías era la verdadera, como siempre hacían en clase de ciencias.

Mónica Prádanos