Tráfico aéreo

 


El cielo aquella mañana estaba especialmente abarrotado. Tenía que esquivar a los que iban al trabajo con sus carpetas, a los niños con sus mochilas, a los carteros, a los que iban a la compra, al vecino que nunca sale a dar una vuelta…

En días como este, pienso en lo genial que sería desplazarse por el suelo.

 

Mónica Prádanos