Aritmética del corazón




            Sumaba una onza; luego otra. Se multiplicaban sus kilos a la vez que restaba, una a una, las penas.

            Pero cuando terminó todas las tabletas de la ciudad, siguió dividida en dos.

 Mónica Prádanos