Al acecho



A la luz de la farola se ve una figura. Está muy quieta, rígida. En el puño cerrado sostiene una trenza de pelo largo. En la otra, un cuchillo. Mira fijamente una puerta, con los ojos entrecerrados, como los del cazador cuando vigila su presa. Sus labios dibujan una sonrisa más desquiciada que alegre. En la puerta custodiada, reza un papel: «Solo esta semana: la primera trenza rubia del día al doble de su precio».

Mónica Prádanos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.