Biografía de un cuerpo, de Mónica Rodríguez (Opinión)



Esta historia habla de terminar con esa niñez en la que nos dejamos llevar por los padres y, en lugar de eso, empezamos a tomar nuestras propias decisiones al llegar a la adolescencia. Marcos, el protagonista, empieza a ver sus cambios, no solo en su cuerpo sino también respecto a sus emociones.

Creo que todos los personajes están muy bien creados aunque el que tiene más matices y del que sabemos más cosas es de Marcos. A fin de cuentas es quien narra la historia.
Respecto a los demás personajes, quiero destacar algunas cosas. Primero, los padres. Son muy diferentes y tienen una visión del mundo distinta, y eso está muy bien reflejado.
Segundo, los personajes homosexuales del libro. Me gusta que en el libro la homosexualidad no sea el tema principal ni el conflicto pero que salga de la manera en que sale: natural. Esos dos personajes son homosexuales, lo dicen, no hay drama, los amigos no dejan de ser sus amigos ni les miran diferente. Como debería ser.

Este libro tiene un estilo muy poético, de frases evocadoras, describe de manera genial las emociones de un joven adolescente. En ocasiones la narración en primera tira hacia monólogo interior. Para mí, es el estilo lo que lo hace un libro precioso.
Ya el inicio nos mete de lleno en todo ese torbellino de emociones ligadas al cuerpo que vamos a experimentar a lo largo de todo el libro. Dicho sea de paso, el inicio me pareció impresionante. Me enganché a la historia desde la primera página.
Quizá precisamente por este tipo de estilo no sea un libro que todos los jóvenes vayan a valorar como buen libro porque pueda resultarles un poco complejo, pero considero que es un libro que refleja muy bien sus inquietudes y problemas. Por otro lado, el hecho de que el protagonista y otros personajes estén aprendiendo para convertirse en bailarines y por tanto que la danza esté tan presente en el libro puede también provocar que muchos jóvenes rechacen el libro porque no les interese esta temática, pero creo que está muy bien que la tenga porque es una manera de acercar este mundo a los jóvenes y quizá de que abandonen el prejuicio de que todos los chicos bailarines son homosexuales.

Continuando con el estilo, es interesante cómo los diálogos parecen parte de la narración, sin rayas, sin comillas ni nada por el estilo, pero fácilmente reconocibles. Y, además, muy verosímiles.

Por otra parte, la historia paralela del bailarín ruso me saca de la principal, además como pasa mucho tiempo desde una escena a otra (o sea, que se han sucedido muchas escenas de la historia principal) como que me cuesta resituarme. Aunque entiendo por qué está ahí, realmente a mí no me aportó mucho. En general tenía ganas de pasar los fragmentos de esta historia para volver a la principal.

En conclusión, es una historia con un estilo muy poético, muy visual y que ahonda en las emociones de un adolescente de una forma que, me parece, es acertada y realista. Creo que también los padres de jóvenes deberían leer esta historia, para comprender lo que les pasa a sus hijos.

Puntuación 5 / 5

Pero... ¿de qué va esta historia?

(sinopsis procedente de GoodReads)


Las piernas recorridas por hilos de cobre. El pie extendido, el muslo flexionado. La música cambia. Soy yo el que está ahora en el escenario haciendo cabriolas y de nuevo Álex llega, lo ocupa todo, baila. Los aplausos como el fragor del agua. El público arrebatado. La danza sucediéndose en esta caída de agua. Todo sucediéndose… Pero, ¿y si no quiero que suceda? ¿Y si no quiero seguir bailando?
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.