Lobo contra perro, de Raquel Mayorga Baños (Opinión)



Esta novela es un chambara, término que no conocía hasta que descubrí este libro. Tuve el placer de ser compañera de presentación de novela con Raquel, ella presentando esta historia y yo una mía, y os puedo decir que lo que contó sobre Lobo contra perro llamó mucho mi atención por dos razones: la primera, porque me encanta todo lo que tiene que ver con Japón; la segunda, porque me pareció muy interesante el planteamiento de los personajes. Con el libro ya leído, puedo decir también que la novela cumplió las expectativas y las sobrepasó.

Ya nada más empezar, la primera frase está muy bien elegida. En seis palabras ha conseguido captar tu atención, que te hagas preguntas y quieras seguir leyendo.

La autora ha sabido incluir muchos datos de la cultura y la historia japonesas de forma que quienes no las conozcan, no se pierdan y entiendan qué es cada cosa, y de forma que quienes sí tengan conocimiento de ellas (como ha sido mi caso en muchas ocasiones) no sintamos que nos están dando una clase. Bravo por ello, no es fácil.
También hay cosas que no se explican del todo, pero para eso hoy tenemos Internet, para investigar aquello de lo que queremos conocer más. En cualquier caso, esas cosas menos explicadas no impiden seguir la historia.

Además, la narración consigue introducirnos en esa atmósfera japonesa de la época de los samuráis y en el mundo de los ninjas, por los detalles, como una prenda que lleva el personaje, un shamisen que suena a lo lejos, las armas y la manera de pensar de los personajes, entre otros.
Las descripciones son breves y precisas, dando los detalles necesarios para visualizar el lugar o los objetos. Si las descripciones son más largas, se mezclan con emociones y recuerdos, y el narrador se detiene ahí porque lo descrito es muy importante.

Por otro lado, están muy bien tratados detalles sutiles como el clima que acrecienta aún más los sentimientos de los personajes, o la relación de Haku con los lobos, que enfatiza su, digamos, otra cara (o la naturaleza de su alma). A este respecto, me gusta que no solo Haku tenga una relación con los lobos en el libro, sino que también Renka la tenga con los perros.

Uno de los aspectos que más me han gustado de la novela es su capacidad de mantenerte pegado a las páginas sin casi respirar. La autora ha sabido crear la tensión muy bien y, en cierta escena, con cierta criatura del imaginario nipón, incluso terror.

Otro de los aspectos clave para disfrutar de esta historia son los personajes. Renka y Haku, los principales, tienen gran complejidad. Destaco una profundidad en los personajes muy cuidada. Incluso en el Gran Fudo, que apenas aparece y al que conocemos más por lo que otros dicen de él, también se aprecia esa profundidad.
Renka, el Inu (Perro), es el modelo de samurái: fiel y obediente. Hay una frase que dice que muestra muy bien su esencia, y es esta: "¿Desde cuándo nuestro deber reside en juzgar acertadas las decisiones de nuestro señor?"
Haku, el Ookami (Lobo), es un shinobi, un ninja, cuyos principios están muy lejos de los del bushido que practican los samuráis.
Pero, en esta historia, dichos roles se difuminan, diría que incluso se intercambian. Ya digo que la complejidad de los personajes es fascinante. Me gusta que los límites entre el héroe y el villano estén tan difuminadas en la historia. De hecho, diría que el personaje que en la mayor parte de las historias de samuráis es el bueno aquí es el malo, mientras que el que normalmente es el malo, aquí es el bueno.
Además de esta complejidad de los personajes en sí, también resulta muy interesante la relación que se estableció entre el padre de Renka y Haku en el pasado y la posterior relación entre Renka y Haku en la novela.

En cuanto al final, solo puedo decir que me pareció sublime, digno del resto del libro.
Cuando terminé de leer me dije que en la historia el lobo lucha contra el perro, pero el perro, además de contra el lobo, luchaba contra sí mismo.

Puntuación 5 / 5

Pero... ¿de qué va esta historia?

(sinopsis procedente de GoodReads)

El shogun se ha vuelto loco. Los caprichos del hombre más poderoso de la nación traerán consecuencias para el clan Somekawa. Dado por muerto y guardián de un oscuro secreto, Haku el Lobo se dejará la piel para evitar que un gran mal escape del templo Ginkagami.

El invierno será más crudo que nunca. La sangre manchará la nieve de rojo. Ha empezado la batalla entre el que ha nacido para obedecer y el que vive para castigar al arrogante.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.