La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson (Opinión)



Creo que es indudable por qué este libro es considerado un clásico. Es una historia de aventuras con momentos trepidantes; una trama bien tejida, de cuyo entramado podemos ver algunos hilos mientras que otros quedan en la sombra (lo que da ese toque de misterio tan agradable); personajes genialmente trazados y que resultan memorables al lector; y un estilo que cuida las palabras utilizadas y original en la manera de expresar, descriptivo en su justa medida y poético sin resultar cargante o inadecuado para la historia de aventuras.

Es un libro que un lector que guste de las aventuras disfrutará, y que aquellos que busquen precisión y buen uso del lenguaje también disfrutarán.



Me parece genial el narrador elegido. A primera vista parece un personaje movido por las circunstancias y por otros personajes, pero en realidad es el centro de lo que sucede, al principio sin darse él mismo cuenta. Me encanta que sus ideas impulsivas acaben siendo afortunadas, demuestra lo que es este personaje: un chaval con una mente viva pero no muy reflexivo. Es un gran personaje.

El cambio de narrador a la mitad del libro me parece un recurso interesante que contribuye a conocer una parte de la historia que no habríamos vivido sino a través de que nos lo resumieran de alguna manera los personajes contándoselo a Jim. Y perdería mucho.

Sin embargo en cierta manera puede resultar inapropiado este cambio repentino de narrador solo para unos pocos capítulos en un momento dado, ya que parece que el autor no ha sabido introducir esta parte de la historia de una manera fluida con el resto. Personalmente, no me ha resultado molesto, ya que concibo que los personajes están presentes y el que toma la voz es Jim principalmente, aunque para esa parte de la historia toma la voz el doctor.



Siguiendo con los personajes, el personaje de Jim contrasta con el de John Silver, otro gran personaje de esta novela. Mientras que Jim es ingenuo e impulsivo, Silver es calculador. Silver, claro está, es el antagonista de esta historia, y un personaje muy interesante. Sabemos poco de su pasado, pero intuimos que ha vivido muchas aventuras en el mar. Tampoco lo conocemos bien, pero sí sabemos que es alguien de quien uno ha de cuidarse, aunque al principio no da en absoluto esa impresión. Engañoso, inteligente y cruel con sentido (me refiero a que es cruel, pero no porque sí), es el pirata al que más hay que temer, pues sabe lo que se hace y parece que aunque se levante la tormenta tiene bien asido el timón.



Por otra parte, un aspecto de la novela que me parece muy bien logrado y que contribuye a completar la ambientación es que los personajes que trabajan en barcos utilicen términos marinos, no solo para referirse a dichos elementos en sí, entiéndase. Esto sobre todo destaca en los personajes de Silver y del capitán Smollet.


Puntuación: 5 / 5

Pero... ¿de qué va esta historia?

(sinopsis procedente de GoodReads)

Cuando el joven Jim Hawkins encuentra el mapa de una isla desierta en la que se ha escondido un tesoro, recurre a influyentes amigos para fletar la Hispaniola y emprender el viaje. Cuenta con su audacia, la experiencia del capitán Smollet y la inteligencia del doctor Livesey. Pero la tripulación está formada por una banda de filibusteros a las órdenes de John Silver, un verdadero pirata sanguinario que codicia el mismo tesoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.