Nigromante, de Carlos Sisí (Opinión)



Esta historia tiene varios ingredientes que han conseguido que me encante. Primero, el constante misterio alrededor de la Entraña, del nigromante, de qué les pasó a los Antiguos, de los secretos de las ruinas y objetos que quedan de ellos, así como de otros sucesos y personajes que aparecen más adelante.

Segundo, el grupo de personajes que acompaña a Miles, el protagonista, cuyas ocurrencias y pullas unos contra otros crean un humor constante y agradable, que aparece incluso en los momentos más tensos y saca una sonrisa. Al respecto de esto, he de decir que las exclamaciones de los personajes son geniales. Por ejemplo, una que me hizo reír mucho fue esta: “¡Por las heces descompuestas de cien mil perros enfermos!”. Otra cosa respecto a los personajes es que considero que están muy bien trazados, y las relaciones entre ellos se palpan a cada rato. Es un placer escucharlos en los diálogos: es como estar ahí mismo con ellos.

Y el tercer ingrediente es la existencia de magia y de aventura en la historia, sobre todo, de aventura. A veces en tensión y peligro, otras más en calma, pero en Nigromante hay aventura, y mucha. Y también viajes, que es otra de las cosas que me encantan en las historias.

Las descripciones merecen un espacio en esta opinión. Ayudan a visualizar todo perfectamente. Algunas son descripciones más largas, otras más cortas y otras consisten en detalles puntuales aquí y allá. Pero todas hacen la escena más real y, además, crean sensaciones, que me parece que es lo más importante. Creo que Sisí tiene buena mano con las descripciones.

En definitiva, me parece una novela original, no porque incluya elementos inexistentes en otras historias, sino porque se han elaborado y mezclado de una forma distinta. Además, el lector se mete en la historia, tanto porque se siente presente y junto a los personajes como porque puede sentir lo que sucede, y alegrarse y entristecerse con ellos.

Por último, no puedo dejar de alabar las ilustraciones de la portada y contraportada, así como las del interior, ilustradas por Tomás Hijo. Creo que le van geniales al tono de la novela. Ese estilo como con tantas rayas me gusta, es como si se hubiera hecho horadando la tierra y luego pintando los huecos. Queda muy bien.

Puntuación 5 / 5
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.