El cuento número trece, de Diane Setterfield (Opinión)


Esta historia mantiene desde el principio que vamos a descubrir el misterio del pasado de Vida Winter. Solamente con esto ya el lector está como en vilo. Sabemos que tiene que haber algo muy gordo ahí como para que lo haya ocultado durante toda su vida. A medida que se lee, algunas cosas se van desvelando pero eres consciente de que hay más. Por un lado está lo que cuenta la propia Vida Winter, pero también Margaret, la chica que ha contratado como biógrafa, hace sus propias averiguaciones por su cuenta, y tanto estas averiguaciones como lo que va contando Vida, va uniéndose poco a poco hasta que descubrimos toda la verdad. Y entonces uno se da cuenta de que todo estaba ahí, pero no nos habíamos percatado de ello. La autora consigue una trama en la que se nos brindan retazos que poco a poco hay que ir cosiendo para darles el sentido completo, aunque hasta el final no tenemos toda la información, y por tanto la sensación de que algo no termina de encajar nos acompaña durante prácticamente toda la lectura, acentuándose a medida que llegamos al final.
Me ha parecido magistral la manera de tejer la trama. Incluso la manera de relatar de la propia Vida Winter es un detalle, una pista de la verdad, pero pasa prácticamente desapercibida y no caes en su importancia hasta más adelante.
Creo que es un libro que cuando lo lees por primera vez estás con toda la intriga y la tensión por saber qué ocurrió, pero que cuando lo relea (que seguro lo haré), podré percatarme de todos esos detalles que ahora intuía que eran importantes pero no acababa de cazarlos, dado que ya sé cuál es la verdad del asunto.

También está muy bien creado cómo se tejen las historias de Margaret y de Vida. No es que se crucen exactamente, sino que están conectadas emocionalmente por las circunstancias. Creo que está muy bien trabajado todo esto.

Es un libro que atrapa. No como esos libros en los que la acción es intensa o en los que los personajes corren peligros. Es otra manera de atrapar. A mí lo que me pasaba era que cuando leía de noche, me notaba ya agotada y mi cabeza racional pensaba "Acabo este capítulo y a dormir", pero cuando quería darme cuenta, ya había empezado otro capítulo. Consiguió hacerme sentir la curiosidad de Margaret hacia la historia de Vida Winter. Una curiosidad que era también emocional, por estar conectada de alguna manera con esa historia. Era como convertirse en Margaret.

La prosa que tiene, como escritora, la admiro. Me ha parecido deliciosa, cargada de detalles, de emoción, de lectura entre líneas. La sutileza de los detalles, cómo se unen las ideas, los detalles, detalles que van formando metáforas o aparentes digresiones pero que no son adornos en absoluto, sino que gracias a esas metáforas, a esas imágenes, la prosa consigue "agarrar" algo tan vago y complejo como una emoción y nos la hace sentir. De manera sutil y casi sin que me diera cuenta, estaba conectando con los personajes de la historia, fluyendo con sus sentimientos.

En cuanto a los personajes, todas sus circunstancias están tratadas con delicadeza y profundidad, de una manera tal que podemos sentir lo que sienten. Todos los personajes que aparecen en la historia (salvo los muy, muy secundarios) son tratados con esa profundidad y de manera que sentimos su paso por la historia de Vida Winter, la importancia de sus huellas.

Es un libro que está narrado a dos voces, en primera persona: una es Margaret, que como tal es la narradora principal, y la otra es Vida Winter, de la que se transcriben sus palabras tal cual las ha dicho. Esto hace que el lector se meta mucho más en las sensaciones de ambas; aunque lo que quiero destacar sobre todo es el juego que hay a veces entre la narración en pasado y presente. Hay momentos en que la narración cambia a presente y creo que la autora ha dado en el clavo con que esos momentos sean en presente, aunque apenas eres consciente de que ha cambiado. Yo me di cuenta de uno, pero me da la sensación de que hay más por ahí. En cualquier caso, en ese momento en que me di cuenta, era clave.

En definitiva, este libro me ha encantado. He disfrutado con su prosa, me he sentido una más de la historia y además me ha tocado la fibra hasta el punto de que cuando acabé de leerlo me sentí un poco como confusa, como en las nubes, aún una parte de mí en la historia.

Puntuación 5 / 5

Pero... ¿de qué va esta historia?

(Sinopsis procedente de GoodReads)

Un secreto de familia celosamente guardado se descubre por fin gracias a la voluntad y el tesón de una joven escritora.

Margaret, hija de un coleccionista de libros antiguos y escritora primeriza, acepta escribir la biografía de la misteriosa novelista Vida Winter, una mujer que, no obstante el éxito de sus libros, siempre ha rehuido el contacto con la prensa y ahora por fin ha elegido a Margaret para contar los hechos de su vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.