Dos nanorrelatos para hoy II



Malas noticias


—Amelia, tu marido acaba de fallecer.

—¡Oh, Dios, no! Con lo tranquila que estaba yo aquí sin él.



Pieza de zoológico


            Estaba harto de que le sobaran el lomo. Ni sus gruñidos ni sus zarpazos parecían dar resultado. Hasta que, un día, empezó a escupir fuego.


Mónica Prádanos






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.