Cinéfilo


            Arrastra los pies y avanza con esfuerzo, agarrado a su bastón como el árbol a su raíz. Tembloroso, logra sentarse en la butaca que, por llegar siempre antes que nadie, quedaba reservada para él. Ya no puede tomar las palomitas que impregnan el ambiente con su olor. Por único acompañante, una botella de agua. La gente empieza a llenar la sala y, con ella, llega ese murmullo tan conocido, una conexión con las personas reales.
            Las luces se apagan y la pantalla ilumina los ojos brillantes y entusiastas, cuya única diferencia con los de antaño son las arrugas que los rodean. Primero los tráilers, una promesa de futuro. Después el inicio de la película, anunciando a los actores, al productor, al director. La excitación está al límite. Y, al fin, la historia cobra vida, envolviéndolo en ella.
            El fundido final a negro, pasados ya todos los créditos, revela una sala vacía y silenciosa. Una butaca sigue ocupada por un espectador que ha visto su última película.


Mónica Prádanos

1 comentario:

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.