El vuelo de la fantasía


   La brisa hace bailar mi pelo, que me acaricia las mejillas y el cuello. Estoy tumbada sobre un lecho de hierba y flores amarillas, moradas y azules. El olor es dulce y suave. Hasta mis oídos llega el rumor del río que se desliza entre las piedras. Sobre mí, un árbol me cubre de los rayos del sol con sus ramas pobladas de hojas verdes y de flores pequeñas y rosadas. Al moverse con el viento, me muestran un cielo azul, limpio y hermoso, que me hace pensar en la inmensidad, lo intocable, lo imposible.
   Entonces mi mente dibuja en esa pizarra azul una criatura de alas gráciles y pies descalzos. Tiene un vestido blanco y sonríe mientras gira en el aire. El cabello corto baila con ella en cada vuelta. Cuando la pequeña hada se acerca, veo que su rostro tiene mis rasgos, y en ese momento, me veo sobre el árbol, siento el vaivén del vuelo y tengo lo intocable al alcance de mis dedos.

Mónica Prádanos

2 comentarios:

  1. Anónimo22/8/16

    No dejes de escribir hija, tienes el mundo en tus palabras

    ResponderEliminar

Toda opinión es bien recibida, siempre que se haga desde el respeto.